Felices Fiestas con la mejor receta navideña que lleva mahonesa

Buñuelos de turrón con mahonesa de jengibre (de Etxanobe):

la mejor receta de la red

navidad-buñuelos-turron1

Para desearles unas muy felices fiestas, Mahonesa de Mahón ha estado buscando y rebuscando recetas que tuvieran dos ingredientes imprescindibles para estas fechas: un producto típico de Navidad y, por supuesto, mahonesa.

Ha sido una búsqueda exhaustiva entre los muchísimos blogs, páginas, webs, etc. de recetas que abundan en Internet. De entre todas las recetas hemos decidido elegir la que nos ha parecido mejor, tanto por su calidad como originalidad e idoneidad para estos días.  Es una receta de un gran restaurante, con Estrella Michelin, Etxanobe de Bilbao. No es una receta fácil, pero tampoco imposible. Requiere tiempo y ganas de comerse un buen postre. En estos días de frío, que tan bien estamos en casa, podemos dedicar un tarde a la cocina y preparar estos deliciosos buñuelos de turrón con mahonesa de jengibre.
Les dejamos la receta de la que solo hemos cambiado una cosa: Hemos reescrito la Mahonesa (con H que viene de Mahón)

Ingredientes para la pasta

  • 140 g de harina
  • 125 leche
  • 125 g agua
  • 110 mantequilla
  • 4huevos
  • Cuchara pequeña de azúcar
  • Una cucharada pequeña de sal

Para el relleno:

  • 200 gramos de turrón del blando
  • 2 yemas
  • 50 g de queso fresco cremoso
  • 50 g de leche

Para la mahonesa de jengibre

  • 100 g de aceite de girasol
  • Una raíz de jengibre
  • 50 g de azúcar
  • Un huevo

Elaboración:

Para hacer los chuchus o buñuelos:

Encendemos el horno a 170 grados. Mientras se calienta, en un cazo ponemos la leche, el agua, la mantequilla, sal y azúcar a hervir. Cuando ha hervido, apartamos el cazo del fuego y echamos la harina de golpe. Nos quedará una pasta muy consistente. Removemos apretando muy bien contra la pared del recipiente para que así se evapore toda la humedad posible. Después de unos tres o cuatro minutos, la pasta estará bien seca, templada y esamblada.

Después añadimos los huevos uno y uno. Es importante que la pasta esté templada, porque si no, los huevos se coagularían. Metemos la pasta en una manga pastelera y con ella formamos unas bolitas en la bandeja de horno, que horneamos hasta que se hinchen.

El relleno:

Trituramos el turrón en un robot, le añadimos la leche (que esté a la misma temperatura que el turrón), el queso y las dos yemas y volvemos a triturar. Nos quedará una pasta muy cremosa con sabor a turrón y un ligero toque a lácteo. Con estacrema rellenamos los profiteroles.

La mahonesa de jengibre:

Pelamos el jengibre y rallamos tres gramos sobre el aceite de girasol, lo batimos y lo dejamos reposar durante dos horas tapada con film, para que el aceite coja el sabor del jengibre. Una vez aromatizado el aceite, en un recipiente alto estrecho emulsionamos (como si fuera una mahonesa normal, primero abajo y luego subimos poco a poco el brazo batidor) el aceite y el huevo. Una vez hecha la mahonesa añadimos el azúcar. Nos quedará una mahonesa dulce con sabor a jengibre. La metemos en una manga pequeñita o en un cartucho hecho con papel y adornamos los profiteroles.

 Les invitamos a que visiten la página del restaurante Etxanobe para ver esta y otras muchas riquísimas recetas.

http://etxanobe.com/recetas/receta-navidad-bunuelos-turron-mayonesa-jengibre/

MAHONESA DE MAHÓN OS DESEA MUY FELICES FIESTAS Y OS RECUERDA QUE LA MAHONESA NACIÓ EN MAHÓN.

UN PROPÓSITO PARA 2014: EXPANDIR LA CAMPAÑA: DIGAMOS Y ESCRIBAMOS SIEMPRE  MAHONESA O MAONESA

Anuncios

Un nuevo estudio confirma que la mahonesa es menorquina

Fra Roger

El Centre d’Estudis Gastronòmics de Menorca acaba de hacer público un estudio que demuestra que la salsa mahonesa nació antiguamente en Menorca, tal y como hemos defendido siempre desde esta página o foro.

El autor de este informe; Pep Pelfort, cocinero, investigador gastrónomico y promotor del Centre d’Estudis; basa su tesis en el recetario «L’art de cuinar» del fraile menorquín, Fra Francesc Roger,  en el que aparecen numerosas recetas hablando del “alioli”. Pelfort considera que  este allioli es el que hoy concocemos como salsa mahonesa.

Según el Centre d’Estudis Gastronòmics el estudio es muy interesante por cuanto refuta todos los argumentos que la hacían francesa y  demuestra que había constancia escrita de ella en Menorca a mediados del siglo XVIII, lo que negaban todos los detractores de la teoría.

Para ver el informe completo pincha en el enlace siguiente.

LA VERDADERA HISTORIA DE LA SALSA MAHONESA TAMBIEN LLAMADA AIOLI BO

“Proclamemos con decisión que la manzanilla de Menorca es una de las más sabrosas, aromáticas y calmantes que se conocen” (Lorenzo Lafuente Vanrell)

manzanilla

En mahonesademahon.com nos sumamos a esta proclama.

La manzanilla de Mahón (Santolina chamaecyparissus), es una especie protegida, por tener unas características distintas a otras especies de esta misma planta que florecen en otras partes. Crece bien en zonas pedregosas. En toda Menorca  la hay en abundancia y florece de forma natural por toda la isla, aunque también se cultiva de forma tradicional y muy ecológica.

Es una planta medicinal, que se usa como antiespasmódico, digestivo, antiséptico, cicatrizante, etc. Se suele tomar en infusión. Facilita la digestión, calma los espasmos del estómago, tiene propiedades antinflamatorias y se usa como antiséptico ocular. También se usa como aclarador o conservador del cabello rubio.

En Menorca encontrará también licor de manzanilla, que aunque pierda las propiedades medicinales mencionadas, está muy rico y puede ser el adecuado punto final a una buena comida.

Se dice que si se toma en infusión el número de flores ha de ser impar, porque de lo contrario puede producir espasmos. Son reminiscencias antiguas basadas en las teorías de la numerología. El hecho de ser impar viene de la simbología del número tres, un número muy místico y espiritual.

El escritor menorquín, Lorenzo Lafuente Vanrell (1881-1936), que dedicó muchos de sus escritos y libros a la historia y tradiciones de Menorca, escribía en 1927, en la Página Menorquina de EL Bien Público (diario que se publicó de 1873 a 1939), un Elogio a la Manzanilla, en el que decía:

“Feo vicio es la ingratitud. Desgraciadamente hemos de confesar los menorquines que somos ingratos con algunos de los elementos característicos de nuestra tierra.

Nadie se ha cuidado, que yo sepa, de elogiar como merece la benemérita tramontana. Nadie se ha preocupado de que la higiénica y protectora cal reciba el homenaje que se le debe. Nadie ha ensalzado como es de justicia la dorada y aromática manzanilla.

Yo quiero reparar estas injusticias. Y dejando para otro día otras alabanzas, voy a ocuparme hoy de la manzanilla, la anthemis nobilis, que perfuma los campos y esparce sobre los breñales de la costa un verde alfombra salpicadas de motitas de oro.”

Nuestra pobre manzanilla, la benéfica y humilde flor que nace espontáneamente en las altas planicies de la ribera entre piedras calcinadas y escasas tierras resecas, batida por los vientos rudos, tostada por el sol, barnizada por las brisas salobres, como no trastorna las cabezas ni enardece el ánimo, no ha tenido un trovador que haya entonado un cántico a sus modestas virtudes.

La humanidad es así. Pero esto no debe continuar. No podemos permitir que nuestra exquisita manzanilla menorquina, tan apreciada en cuantos países es conocida, tan superior a sus similares de otras tierras, siga recibiendo la contínua ofensa de un silencio desdeñoso.

Proclamemos con decisión que la manzanilla de Menorca es una de las más sabrosas, aromáticas y calmantes que se conocen.

Mientras otros muestran su regocijo levantando en graciosos brindis las clásicas cañas, yo elevo con mi mano derecha la saludable taza de la infusión menorquina y brindo con ella, más humilde, más familiar y apacible que los vinos generosos, por esos polvorientos y achaparrados matojos metidos entre los pedruscos de la costa, por esos pequeños y misteriosos laboratorios que de una zona ingrata, pobre, desértica, extraen los jugos con que alimentan sus maravillosas florecillas, botones de oro, cápsulas de grato perfume, que son nuestra deliciosa camamila.”

 

La manzanilla de Mahón está protegida por la ley en Baleares (recolección masiva para usos comerciales), donde se le llama manzanilla de Mahón: Figura en el Catálogo balear de especies vegetales amenazadas en la categoría “de interés general” (Decreto 24/1992, de 12 de marzo, B.O.C.A.I.B. de 2.4.1992)

Si quiere saber más sobre la manzanilla, vea el video:

Se mezcló LSD con mahonesa para investigar

Timoty Leary

Timoty Leary

Hace unos días les informábamos de que en Holanda la cadena de patatas fritas Mannekenpis había empezado a ofrecer a sus clientes mahonesa con cannabis para acompañar las patatas fritas. Pues no han sido los primeros en combinar esta salsa con alguna droga.

Salvando las distancias, claro está, pues los usos eran distintos, en los años 60, cuando se estaba investigando sobre el LSD, un psiquiatra de Harvard, el profesor Timothy Leary,  entusiasta de la investigación y uso de drogas psicodélicas , dirigió un polémico programa de investigación sobre la psilocibina, otro alucinógeno natural, que acabó costándole su puesto en Harvard, pero se rindió incondicionalmente al LSD tras probarlo en 1964, diluido en mahonesa.

“Vi luz, el centro de la vida, luz ardiente, cegadora, vibrante, radiante, pura, exultante. Una llama interminable que contenía todo en sí: sonido, tacto, célula, semilla, sentido, alma, sueño, gloria, Dios…”. (Evidentemente no era la mahonesa la que le provocaba los efectos que describe)

Timotthy Leary también fue una de las primeras personas cuyos restos fueron enviados al espacio por petición propia.

Esto es lo que cuenta un artículo de EL Mundo, publicado ayer recordando que hace  70 años que  un químico suizo ingirió por primera vez LSD, en sus investigaciones.

Leer artículo

¿Quiénes somos?

Muchos habéis contactado con nuestra web y nuestro Facebook para preguntar quién estaba detrás de la iniciativa “Con la H o con la Y la mahonesa nació en Mahón” y el por qué de la misma.

Somos  dos profesionales  del sector del periodismo y la publicidad, Mariona Sobrequés y Nieves Garate. Hemos trabajado en distintas empresas relacionadas con la  comunicación y la publicidad, además de estar siempre pendientes del mundo culinario.

Nuestro vínculo con Mahón, Maho, Maó  y la salsa tiene varias partes comunes: a los dos nos gusta este maravilloso lugar, a las dos nos gusta, y mucho,  la mahonesa y solemos hacerla en casa (a veces a mano a veces con batidora),  a las dos nos disgusta que las nuevas generaciones olviden que la mahonesa es nuestra y no un invento francés.

Pero, Nieves, además, está casada con un mahonés desde hace muchos años y pasa largas temporadas en la isla. Esto le hace creer que también es menorquina  como la salsa.

La idea de impulsar esta iniciativa surgió de la pregunta de qué se podría hacer para conseguir que el término mahonesa fuera más utilizado. En un primer trabajo de campo, realizado en una gran superficie, descubrimos que sólo una de las grandes marcas que elabora mahonesa industrial la llama así. En este momento, ambas decidimos poner en común nuestras aptitudes y dedicarle a la cuestión parte de nuestro tiempo. Partiendo de la base de que no  disponíamos de presupuesto alguno, nos encaminamos hacia las ventajas que nos ofrecen las redes. Después de muchos días y horas de trabajo y reflexión nació  http://mahonesademahon.com

Nuestra gran y grata sorpresa ha sido comprobar el interés que ha suscitado este blog. Era y sigue siendo una asignatura pendiente. Ahora que vivimos en un mundo globalizado Internet nos ayuda a difundir la verdad:

La mahonesa viene de Mahón

Nuestra aspiración es que esta iniciativa sea punto de encuentro y sirva de plataforma para la discusión  y difusión de la salsa mahonesa y sus orígenes.

Digamos Mahonesa o Maonesa

Nieves-y-Mariona-retrato

Ensaladilla rusa: marcando las horas

Es fin de semana y tenemos algo más de tiempo. Muchos tenéis niños en casa y quizás es una buena ocasión para preparar esta ensaladilla rusa (receta) que os puede divertir a todos. A la receta habrá que sumarle seis huevos duros y unas tiras de pimiento rojo (vale el de lata si nos da pereza asarlo en casa). La mahonesa es importante. Si la hacéis en casa (siempre está más rica y a nuestro gusto) aquí la receta.

ENSALADILLA-RELOJ